Cómo abordar situaciones complejas con los pacientes

Pienso en situaciones como cuando un paciente llegaba con regalos o buscando amistad, cuando un adolescente me pedía guardar un secreto de sus padres, o cuando el paciente me despertaba sentimientos negativos y deseaba que no llegase a la sesión.

Si tengo que mirar atrás en mi recorrido profesional como psicóloga, recuerdo especialmente cuando comenzaba a trabajar en el ámbito de la clínica y en la atención de pacientes, la intensa ansiedad que me provocaban esos primeros encuentros; el nerviosismo y la inseguridad de no saber qué hacer frente a ciertas situaciones o dudar frecuentemente si la manera en como hacia las cosas era correcta o no.  Visto en perspectiva, reconozco que resolvía muchas de estas sensaciones comentándolas con colegas o en espacios de supervisión donde podía volver a pensar sobre lo vivido con los pacientes, especialmente si sentía que no las había podido resolver del todo. Lo cierto es que hay muchas cosas que no nos dicen ni enseñan en la universidad y que ocurren a cada momento en el oficio de la clínica. Creo que saber alguna de esas cosas me habría sido tremendamente útil al momento de afrontar mis primeras experiencias terapéuticas y sobre todo, a hacerlo con mas tranquilidad, algo que sin duda es percibido por los pacientes.  Pienso en situaciones como cuando un paciente llegaba con regalos o buscando amistad, cuando un adolescente me pedía guardar un secreto de sus padres, o cuando el paciente me despertaba sentimientos negativos y deseaba que no llegase a la sesión. Otros ejemplos: pacientes que decían estar enamorados de su terapeuta, o incluso preguntarse qué hacer cuando sospechaba que un paciente no me decía toda la verdad frente a sus deseos suicidas.  Es verdad que para algunas de estas situaciones hay respuestas claras, tajantes y consenso sobre cómo actuar. Sin embargo, esto no es así para todas las circunstancias ya que no siempre es tan claro qué es lo correcto y qué es lo que podría ayudar mejor a ese paciente y por tanto beneficiar la relación terapéutica. Ese tipo de situaciones requieren una reflexión y discusión más profunda, lo cual dependerá desde dónde miras y entiendes la clínica; es decir, desde el soporte teórico desde el cual cada uno trabaja y que le da consistencia a nuestro proceder clínico. Pensando en todo la anterior, estamos organizando un taller sobre cómo abordar situaciones complejas con nuestro pacientes. La idea de este taller es poder hacer un recorrido de este tipo de situaciones y entender cuál es el marco desde el cual podemos guiarnos y actuar de una manera adecuada, profesional y ética. Para lograr esto, repasaremos situaciones que provoquen temor de que te ocurran cuando ejerzas la práctica clínica, o situaciones que ya te hayan pasado. Por mi parte, te ofreceré casos concretos que me hayan ocurrido a mí para que pensemos juntos sobre cómo actuar, pensar y analizar la forma de abordar este tipo de situaciones. Puedes revisar todos los detalles del taller (fechas, horarios y coste) en este enlace, así como apuntarte directamente. Carolina Abufóm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Leer más

Terapia familiar para ayudar a superar una depresión

Leer más

¿El lenguaje corporal define quiénes somos?

Leer más