¿Conócete a ti mismo? ¿Cómo funciona esto?

“Cuando uno consigue conocerse a sí mismo, es capaz de comprender a los demás y la realidad que lo rodea”. - Alejandro Magno.
La pregunta de quienes somos tiene un origen remoto en la historia de la humanidad. La referencia escrita más antigua relacionada con el autoconocimiento es una sentencia inscrita en el pronaos del templo de Delfos. Según testimonios antiguos, entre ellos Platón, procede del conjunto de sentencias que los Siete Sabios ofrecieron en el siglo VI a. C. y de las cuales está considerada la más importante "Conócete a ti mismo" Es que en sí esta pregunta trae muy de cabeza. Parece ser que si nos conocemos a nosotrxs mismxs podremos sentir felicidad y bienestar. Pero ¿qué tiene de cierto todo esto? Me refiero a ¿qué sabes de ti? No qué desayunas por las mañanas, ni cual es tu película favorita. Alguna vez te has parado a pensar ¿por qué actúas como actúas? o ¿por qué cada vez que intentas hacer algo diferente acabas en lo mismo de siempre? Bingo. Estas preguntas, aunque suene asombroso, tienen respuesta.  Para empezar, hay que dejar clara la siguiente premisa: somos seres sociales. Aunque no nos demos cuenta estamos enmarcados en una sociedad concreta, un momento vital particular y venimos de una familia y un circulo social. La historia que hemos vivido, nuestras experiencias y vivencias nos hacen ser las personas que somos a día de hoy y nos sitúan en un punto en particular del momento presente. Concretamente, las experiencias vividas dentro de nuestra familia repercuten de forma especial en nuestro desarrollo como personas e influyen en las creencias, valores y formas de ver la vida, así como en las relaciones que establecemos cuando somos adultos. Es cierto que a medida que van pasando los años podemos ir cambiando, y ¡menos mal! pero eso no quita que el habernos criado bajo los valores y mandatos de una familia específica repercuta en nuestra manera de actuar. Pero… ¿Cómo puedo conocer bajo que condiciones he llegado hasta este punto en concreto? Analizar nuestra familia nos permite darle un enfoque diferente que seguramente no hayamos empleado hasta ahora. También ayuda a identificar las fortalezas de la familia y los puntos débiles y de, sobretodo, unx mismx. Además, se pueden averiguar habilidades para profundizar en las relaciones y superar momentos de dificultades o estrés. En definitiva, conocer bajo que tipos de crianza hemos crecido y que rol cumplimos te ayudará a resolver muchas incógnitas.   Conocer quien soy es imprescindible para nuestro bienestar. Nos ayuda a poner los pies en el suelo y a saber de donde venimos y elegir hacia dónde dirigirnos. Sin duda el autoconocimiento es la llave maestra de las buenas decisiones. Reflexionar sobre nuestra experiencia interna y externa nos ayuda a saber quiénes somos y qué sentido tiene la vida para nosotrxs. Y en definitiva, a actuar con coherencia en base a lo que somos y sobretodo a lo que queremos ser. Para iniciar este viaje de autoconocimiento, te invitamos a al taller que estamos organizando el próximo 21 de marzo. Más información aquí. Laura Benítez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las personas Cambian, Claro que Sí

Leer más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Leer más

Terapia familiar para ayudar a superar una depresión

Leer más