Construyendo nuevos modelos familiares gracias a la TFS

Nuevas familias, nuevas formas de relacionarse, nuevos retos para estar mejor

En la sociedad española, el modelo de familia convencional lo conforman dos adultos que tienen uno o más hijos en común. Sin embargo, desde principios del siglo XXI, los modelos familiares tradicionales han adoptado nuevas estructuras en la organización familiar y eso ha dado lugar a modelos de familias reconstituidas. Las familias reconstruidas - cuyo término proviene de la traducción inglesa de “Stepfamily” y conocidas en Argentina como “familias ensambladas o amalgamadas”- también se conforman por dos adultos pero en este caso los hijos son procreados en relaciones maritales anteriores de uno o ambos cónyuges. A continuación, diferenciaremos los cuatro tipos de familias reconstituidas existentes: familias resultantes de un divorcio, en la que uno de los cónyuges tiene hijos previos; familias resultantes de un divorcio, en la que los dos adultos que forman la pareja tienen hijos previos (modelo de mayor complejidad); divorciado/a con hijos y cuyo ex esposo/a vuelve a emparejarse; y por la muerte de uno de los cónyuges: el padre viudo o la madre viuda vuelven a emparejarse y aparecen las figuras de padrastro o madrastra (modelo de familia reconstruida más conocido).  Por lo tanto, la nueva organización familiar posee una estructura y unas dinámicas propias, diferentes a las de las familias convencionales:  
  • Nacen de una pérdida. Las familias reconstituidas tienen dos puntos de partida que pueden ser el fallecimiento de uno de los cónyuges o el divorcio en el matrimonio anterior. En ambas situaciones, los miembros de la familia experimentan un periodo de transición en el que deben hacer frente a la elaboración del duelo por la pérdida de una relación familiar primaria. 
  • Incongruencia en los ciclos individuales, conyugales, familiares y vitales. Algunos de estos ejemplos podrían ser: la formación de una pareja se crea cuando uno de los hijos está en la etapa adolescente, uno de los cónyuges no tiene hijos y repentinamente se encuentra ejerciendo un rol parental, incluso antes de haber establecido un vínculo emocional.
  • Las relaciones paterno-filiales se forman previamente a la marital. Las relaciones son estrechas en la familia biológica y se pueden crear conflictos de lealtades, como mínimo al inicio. La reconstitución es un acontecimiento estresante que experimentan tanto los adultos como los hijos y que se ve comprendido por muchos de los siguientes cambios: la complejidad de la familia, la acomodación a nuevos miembros en el hogar, la ambigüedad de los roles y la exigencia de practicar nuevas rutinas y actividades.
  • La ampliación de la familia extensa. Las familias se multiplican, manteniéndose presente la co-parentalidad con la familia política de una ex-pareja y apareciendo nuevas figuras (abuelastros, tiastros, hijastros). 
Por lo tanto, observamos como en una variedad de aspectos la organización familiar debe adaptarse a una nueva forma de convivencia asumiendo cambios importantes en un breve período de tiempo. Todo ello repercute en la salud y el bienestar de la familia reconstituida, generando tensión en el rol del padrastro o madrastra y acontecimientos estresantes para los hijos, lo cual puede manifestarse en problemas de conducta. A consecuencia de este fenómeno, las nuevas estructuras familiares comienzan a frecuentar cada vez más las consultas exponiendo motivos como: 
  • Baja complicidad entre padrastros e hijastros.
  • Conflictividad y tendencia a coaliciones.
  • Disminución de la expresividad emocional.
  • Baja capacidad para la resolución de conflictos.
  • Debilitación de las relaciones maritales.
La Terapia Familiar Sistémica (TFS) aborda los motivos de consulta con las herramientas apropiadas para este moderno modelo familiar. De esta forma, el terapeuta acompaña a la familia durante el curso de la transición realizando un trabajo psicoeducativo con las familias para ayudarles a reconocer las interacciones negativas e informarles sobre las dificultades “normales”, que son esperables en el proceso. El objetivo de la TFS es apoyar a las familias reconstituidas para que superen los desafíos a los que se enfrentan (temas de poder, regulación de la distancia y proximidad afectiva, conflictos de lealtades y de límites) de la siguiente forma:
  • Aceptación de la pérdida y resolución del proceso de duelo.
  • Ajustar las necesidades evolutivas diversas.
  • Definir nuevos hábitos familias, aceptando costumbres culturales de la familia ya instauradas.
  • Fomentar un vínculo sólido en la pareja y consolidar una alianza fuerte.
  • Configurar nuevas relaciones familiares respetando los tiempos y necesidades individuales.
Si puedes ubicar a tu familia en alguna de las clasificaciones anteriores, y si crees que puedes necesitar ayuda para mejorar la forma en la que se desarrolla, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros. Cristina Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las personas Cambian, Claro que Sí

Leer más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Leer más

Terapia familiar para ayudar a superar una depresión

Leer más