Curar las fobias: una visión diferente

Así, es fácil quedarse únicamente en los síntomas de la fobia y nos olvidamos muchas veces de la persona que lo padece; una persona con sueños, con alegrías, con maneras particulares de vivir la vida que hacen única que sea única.

Una fobia puede definirse, en pocas palabras, como un miedo irracional. Utilizo esta palabra porque una fobia no necesariamente va ligada a una lógica de causalidad, esto es, tratar de encontrar lo que la origina. Una fobia puede tener por tanto una “vida propia” que termina apoderándose de la persona que lo padece. Su origen puede ser muy diverso ya que cada persona afronta y construye la realidad de diferente manera, lo que hace que utilizar generalidades sobre el origen de este miedo puede ser un poco desajustado. No obstante, lo que sí podemos decir de manera general es que una fobia presenta ciertas características que engloban irracionalidad y el sentimiento de ansiedad y que, dependiendo del entorno donde se está, puede limitarnos mucho la vida. Pensemos en el ejemplo de alguien que tiene una fobia a conducir y que necesita trasladarse todos los días en coche al trabajo. ¿Te imaginas cómo debe ser su vida todos los días? Sin embargo, no quiero escribir sobre los síntomas o la forma en que una fobia puede limitar nuestra existencia ya que las personas que la padecen saben muy bien de lo que hablo. No necesito decirles lo que sienten o lo que es. Lo que sí quiero decir es que las fobias son maneras que tenemos los humanos de expresar, en un punto de nuestra vida, que algo hay que cambiar. Funciona como que si el “termostato” interno que nos ayuda a regular los miedos, en un punto determinado, se estropea del todo.  Así, es fácil quedarse únicamente en los síntomas de la fobia y nos olvidamos muchas veces de la persona que lo padece; una persona con sueños, con alegrías, con maneras particulares de vivir la vida que hacen única que sea única. Esta persona, por cualquier motivo (algo que en realidad no interesa tanto como las razones por las que ocurre justamente ahora) tiene un pánico a hacer ciertas cosas que antes pensaba que podía hacer con facilidad. La fobia es la consecuencia, importante sin duda, pero no es el todo. De hecho, me interesa saber más de la persona, su historia y ver cómo se puede ayudarla en la totalidad y diversidad de cada uno. Es por esto que creo que deben haber dos niveles de acercamiento en relación a las fobias. Al ser un trastorno de la ansiedad, supone también que en la mayoría de las veces, existen componentes afectivos importantes a considerar. Por otro lado está el nivel de pensamiento, el nivel de la vivencia física por así decirlo, el cual tiene componentes muy intensos e identificables. Lo que propone un tratamiento global de las fobias no es solo tratar la consecuencia, que es importante, pero no suficiente, sino también tratar los aspectos más abstractos que invitan a pensar sobre una regulación más detallada del “termostato”. De esta forma podemos actuar para que en la continuidad de la vida, sepamos un poco más de nosotros mismos y así estar preparados para afrontar los miedos que vengan, sin necesidad de que ellos nos controlen. La "vacuna" o el "antídoto" anti miedos es el conocernos a nosotros mismos un poco más, y mientras en más dimensiones lo hagamos, mucho mejor.  Las fobias que algunas personas tienen probablemente han estado ahí desde siempre…pero no desde siempre se soportan. Si hay alguna fobia que te impida vivir vida, tenemos las herramientas necesarias para poder trabajarlas en esos dos niveles: en el físico (pensamiento) con la terapia de exposición controlada gracias a la Realidad Virtual, y la parte emocional y vital (autoconocimiento) mediante la terapia hablada para regular el “termostato” interno. Si esto te pasa o conoces a algún ser querido que lo pueda necesitar, no dudes en dar en contactarnos y hacernos las preguntas que quieras antes de comenzar un posible tratamiento. Este es el paso más difícil, pero a la vez el más valiente. J. Ramón Carrillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las personas Cambian, Claro que Sí

Leer más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Leer más

Terapia familiar para ayudar a superar una depresión

Leer más