Día Europeo de la Salud Sexual

El 14 de febrero celebramos otro día importante: el día europeo de la salud sexual

LA SEXUALIDAD es un aspecto central del ser humano presente a lo largo de su vida y abarca el sexo, las identidades y los papeles de género, lo orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción. La sexualidad se vive y se expresa en pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, comportamientos, prácticas, roles y en relaciones interpersonales. Si bien la sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no todas ellas se viven o expresan siempre. La sexualidad está Influenciada por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, legales, históricos, religiosos y espirituales.

¿Qué es la salud sexual? La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud sexual como: ¨Un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia. No es la mera ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad. Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud.¨ La salud sexual no consiste solo en evitar infecciones de transmisión sexual, embarazos no deseados o la dificultad de sufrir un trastorno sexual. Aunque también es importante, vamos a hablar primero de esta parte más física antes de cubrir el resto de temas que conlleva una salud sexual plena. Las enfermedades de trasmisión sexual, o infecciones de trasmisión sexual, son aquellas que generalmente se contagian por contacto sexual, no exclusivamente con el coito. Puedes contraer una de estas infecciones si tienes relaciones sexuales sin protección con una persona que esté infectada. No siempre es visible si una persona está infectada, porque muchas de estas infecciones no tienen síntomas. De hecho, mucha gente tiene una de estas sin saberlo. Es por esto que es importante estar atento cuidando tu salud sexual física. ¿Cómo haces eso? Usando métodos anticonceptivos y haciendo chequeos médicos cada cierto tiempo, consultándolo con tu médico. Cuidado, hay métodos anticonceptivos que evitan el embarazo pero no las transmisiones sexuales. El método más seguro contra las transmisiones sexuales es el preservativo (condón). Si deseas saber más sobre otros métodos para la prevención del embarazo puedes consultar a tu médico para que te indique el más adecuado para ti. La salud sexual no se puede lograr y mantener sin el respeto y la protección de ciertos derechos humanos. En este caso más bien dicho derechos sexuales. Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad, dignidad e igualdad inherentes a todos los seres humanos. La práctica responsable de los derechos humanos requiere que todas las personas respeten los derechos de los demás. La libertad sexual es el derecho a la libertad de elección sexual del individuo. Va acompañado por el consentimiento de todas las personas involucradas en cualquier acto sexual. Los derechos críticos a la realización de una salud sexual plena incluyen:
  • El derecho a la igualdad y a la no discriminación
  • El derecho de ser libre de tortura o de tratamiento o castigo cruel, inhumano o indiferente
  • El derecho a la privacidad
  • El derecho al grado máximo de salud (incluyendo la salud sexual) y la seguridad social
  • El derecho a casarse y crear una familia comenzando un matrimonio con el consentimiento completo y libre de los cónyuges que se proponen, y a la igualdad en la disolución del matrimonio
  • El derecho de tener hijos o no, el número y el periodo de tiempo entre ellos
  • El derecho a la información y la educación
  • El derecho a la libertad de expresión y de opinión
  • El derecho a no ser privado de estos derechos fundamentales
La sexualidad es una fuente de placer y bienestar, y contribuye a la realización personal y a la satisfacción general. Por lo tanto, respetando los derechos de cada persona y teniendo relaciones sexuales seguras y de libre elección, se puede asegurar una salud sexual plena con relaciones sexuales placenteras conllevando un bienestar físico, mental y social.  Daphne Christofides 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las personas Cambian, Claro que Sí

Leer más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Leer más

Terapia familiar para ayudar a superar una depresión

Leer más