Eliminación de la violencia de género contra las mujeres

La violencia de género es un problema que afecta a nuestra sociedad. En los últimos tiempos se ha producido un cierto proceso de toma de conciencia sobre la gravedad de la violencia contra las mujeres, aun así queda un largo camino para erradicar esta problemática.

En 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas fijó el 25 de Noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. ¿Por qué este Día Internacional?        
  • La violencia contra la mujer es una violación de los derechos humanos.
  • La violencia contra la mujer es consecuencia de la discriminación que sufre, tanto en leyes como en la práctica, y la persistencia de desigualdades por razón de género.
  • La violencia contra la mujer afecta e impide el avance en muchas áreas, incluidas la erradicación de la pobreza, la lucha contra el VIH/SIDA y la paz y la seguridad.
  • La violencia contra las mujeres y las niñas se puede evitar. La prevención es posible y esencial.
  • La violencia contra la mujer sigue siendo una pandemia global. Hasta un 70 por ciento de las mujeres sufren violencia en su vida.
La violencia de género es un problema que afecta a nuestra sociedad. En los últimos tiempos se ha producido un cierto proceso de toma de conciencia sobre la gravedad de la violencia contra las mujeres, aun así queda un largo camino para erradicar esta problemática. El origen se encuentra principalmente en la falta de equidad en las relaciones entre hombres y mujeres en diferentes ámbitos.  En este sentido se han producido avances en igualdad entre hombres y mujeres pero todavía vivimos en un modelo social donde hay gran diferenciación de roles en función del sexo. Esto sigue afectando de forma implícita a las mujeres. Un gran paso ha sido el considerarlo un problema social y no solo una cuestión privada. Como sociedad, observamos la existencia de un problema que tiene como consecuencia llevar acciones para intentar solucionarlo. Gran parte de este trabajo se inició con el movimiento de liberación de las mujeres en la década de los 60, tratando temas como la violencia sexual y la violencia doméstica contra la mujer. Para poder eliminar esta problemática es necesario la concienciación y educación sobre las normas sociales y de convivencia, el significado de ser hombre o mujer, la igualdad y en definitiva, el diseño de una sociedad donde impere el respeto. Por lo tanto, una adecuada educación puede actuar de forma preventiva para no normalizar o minimizar la gravedad de la violencia de género en nuestra sociedad. La violencia machista no es solo la física sino también psicológica. En este caso la víctima puede verse humillada, desvalorizada y atacada psicológicamente. Esto puede realizarse de forma directa como serían los insultos y vejaciones o de una forma indirecta y pasiva a través de humillaciones, amenazas y coacciones. Este tipo de violencia puede provocar efectos demoledores en las víctimas y es frecuente que las mujeres no se atrevan a denunciar por incredulidad o por las repercusiones que cree que puede haber. En muchas ocasiones existe culpabilidad e incluso la creencia de que son responsables de dicha situación. Existen cuatro etapas psicológicas que se presentan en víctimas de maltrato: 1-    Negación La mujer se niega a admitir que ha sido maltratada o que exista un problema en la relación de pareja. Se lo niega incluso a sí misma a través de diferentes excusas. 2-    Culpa En esta etapa empieza a reconocer que hay un problema pero se siente responsable del mismo. También puede creer que está maximizando el problema y esto le hace sentir más culpable. 3-    Ilustración En esta fase la mujer empieza a reconocer que ninguna mujer merece ser maltratada. Ya no asume la responsabilidad pero tiene la esperanza de que su pareja puede cambiar. 4-    Responsabilidad Es la etapa en la que la mujer acepta que su pareja no quiere o no puede cambiar y toma conciencia de la necesidad de acabar con la relación. Muchas mujeres se encuentran en esta última etapa pero la relación de maltrato es tan intensa que por sí mismas les es muy complicado cortar. El sentirse desvalorizada y con pocos recursos son motivos por los cuales a las mujeres les cuesta más acabar con la relación. Todo esto acarrea un malestar psicológico difícil de combatir. Si el maltrato perdura en el tiempo, la víctima puede generar una serie de síntomas psicológicos crónicos generalmente relacionados con la ansiedad o la depresión. Es por esto que es sumamente importante poder buscar ayuda externa, como familiares y amigos o incluso ayuda psicológica. Por todo esto, desde CEPFAMI queremos que tomes conciencia de la importancia y la gravedad que supone la violencia de género. Ante cualquier tipo de violencia de género se debe actuar. Todos tenemos parte de responsabilidad, directa o indirectamente, para contribuir en la eliminación de la violencia de género contra la mujer. Esther Boada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las personas Cambian, Claro que Sí

Leer más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Leer más

Terapia familiar para ayudar a superar una depresión

Leer más