¿Qué sentido tiene para ti tu propia existencia?

¿La muerte cumple una función en tu vida a la hora de tomar decisiones?

Y de repente en cuestión de un segundo tu vida acaba de dar un giro de 180 grados…
Te encuentras en la misma habitación de hospital que hace un mes atrás… y acaba de entrar el médico disparando directo a tu corazón la bala más rápida y dolorosa que jamás hayas vivido: “Señores, sinceramente desconocemos el tiempo que le queda de vida… de hecho nos sorprende que siga vivo…”, y entonces en ese preciso instante, tu mundo se paraliza y palidece ante la cruel realidad. Entras en estado de shock y tu padre te lanza una mirada llena de tristeza y decepción…le acaban de sentenciar a vivir sus últimos segundos, horas o días si cabe de vida, haciendo una cuenta atrás de forma constante. ¿Qué ocurre cuando es la muerte la que aparece sin previo aviso y pica a la puerta de forma despiadada, sin posibilidad de tener una segunda oportunidad, de echar unos años atrás, de haberse arrepentido por lo todo lo que no te has permitido vivir, por miedo al qué dirán, por miedo al fracaso, por miedo a decepcionar aquellos que amamos? Por tantos otros miles de motivos que ahora mismo no tiene razón de ser… ¿Entonces? La pregunta que surge es la siguiente: ¿Por qué al filo de la muerte me atrevo a cuestionar toda clase de dudas, con todo lujo de detalles y me aferro a la vida suplicando clemencia? ¿Qué es lo que pasa por nuestras mentes? Tal y como describe Bronnie Ware, experta en cuidados paliativos, la gran mayoría de las personas enfermas terminales no han gozado de una emoción positiva y satisfactoria a la hora de valorar el sentido que ha tenido para ellos sus propias vidas. Y te has preguntado alguna vez, ¿cuál es ese dichoso cometido que supuestamente has venido a materializar en esta vida? Solo tú tienes la respuesta a todas las preguntas… Te has dado cuenta de que nos preocupamos por encontrar una respuesta acerca de lo que habrá después de la muerte. Sin embargo, no nos ocupamos de que haya una vida antes de la muerte. Incluso nos da miedo morir, pero ¿qué hay de las personas que están muertas en vida, como si de zombis sedientos por acumular experiencias en sus vacías vidas se tratara. Hemos venido al mundo solos y nos marcharemos solos. Una vez que entendamos que hemos venido a VIVIR y que ello implica cometer todos los errores que necesitemos para aprender. De lo contrario nunca conseguiremos vivir una vida plena. Por lo que, te planteo lo siguiente: ¿Qué tal si desde hoy mismo te atreves a practicar el arte de vivir? En este sentido, atrévete a ser genuino, a ser tú mismo, a ser especial y único, a jugar esta partida y por lo tanto a seguir tú propio camino. Si todavía te quedan dudas acerca de esto, plantéate la siguiente pregunta y trata de responderte de la forma más sincera y transparente que puedas dejarte sentir. ¿SI TAN SOLO TE QUEDARA UN AÑO DE VIDA QUE CAMBIOS HARÍAS EN TU FORMA DE VIVIR?
Marta Manzano Torné

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las personas Cambian, Claro que Sí

Leer más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Leer más

Terapia familiar para ayudar a superar una depresión

Leer más