Sentir felicidad en pareja

La felicidad siempre ha sido la meta más deseada por el ser humano, pero ¿para ser feliz tengo que encontrar una pareja?

“La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.”                        Benjamin Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense. La felicidad siempre ha sido la meta más deseada por el ser humano, pero ¿para ser feliz tengo que encontrar una pareja? No necesariamente, ya que si buscamos una pareja como objeto para cumplir con la idea de que debemos estar en pareja, no nos va a satisfacer ni nos va a dar momentos de felicidad. Sin embargo, si buscamos estar en pareja para vincularnos afectivamente con ella, si nos podría proporcionar felicidad debido a que todos los seres humanos tenemos necesidades que buscamos que sean cubiertas, dos de esas necesidades son sentirse amado y respetado, algo que podemos encontrar en una pareja. Hay personas que podrían pensar que otras pueden satisfacer esas necesidades, y es verdad, pero desde otro punto. En la pareja no solo vamos a poder cubrir esas necesidades, sino que también otros deseos que pueden estar relacionados con la sexualidad, la familia, el reconocimiento, entre otros. Ser pareja significa que dos personas que vienen de familias distintas deciden vincularse afectivamente, por lo que son dos individuos con historias de vida y con “mochilas” con cargas distintas. Es esto lo que hace que la relación sea compleja, ya que es necesario que cada uno comience el camino aceptando su propia historia y trate de descubrir sus propias necesidades y deseos. Solo de esta forma podrá comunicarlos a la pareja y dialogar acerca de esto. Esto les pasa a los dos miembros de la pareja, por lo que ambos deben reconocerse y reconocer al otro para tener mayores momentos de felicidad. Al descubrir nuestras necesidades y deseos vamos a poder conocer qué es lo que nos podría hacer sentir bienestar y plenitud. El problema es que, por lo general, no nos damos el tiempo para reflexionar sobre lo que necesitamos y lo que necesita nuestra pareja, ya que nos enfocamos en cumplir deberes y horarios para terminar perdiéndonos en la rutina. Es por esto que la comunicación se hace muy relevante para poder transmitir lo que nos pasa y escuchar al otro, entendiendo que todos somos personas distintas y no tenemos los mismos gustos, necesidades y deseos. La importancia de la conversación está en ser el puente para ligar nuestras emociones con nuestros pensamientos, lo que sin duda nos ayudará a ponernos en el lugar del otro. No basta solo el amor para ser felices. Hay que cuidar y fortalecer el vínculo con el otro, recordando que para tener momentos de felicidad en pareja, es necesario dedicar tiempo y compartir atención con la otra parte. Cada persona experimenta la felicidad de un modo distinto a partir del significado que le da a las diferentes situaciones, acciones, objetos y experiencias. La felicidad debe ser el camino y la meta, ya que la construimos día a día. Constanza Echeverría O.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las personas Cambian, Claro que Sí

Leer más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Leer más

Terapia familiar para ayudar a superar una depresión

Leer más