Terapia de pareja: resolver los problemas presentes y no los del pasado

En consulta nos topamos con una multitud de casos en los que los problemas están encallados desde hace años o que acuden a terapia como último recurso.

Cuando escuchamos que una pareja va a terapia de pareja pensamos e interpretamos que todo va mal, que están apunto de romper la relación, que están en crisis o que algún acontecimiento ha provocado un desagravio….La mayoría de veces esto es así porque no somos conscientes de la importancia de ir resolviendo los conflictos y las discrepancias a medidas que surgen. En vez de alargarlo en el tiempo sería ideal acudir a profesionales para solventar los problemas presentes, y no pasados; es decir, cuando no conseguimos un resultado adecuado para ambos miembros de la pareja es recomendable ponerse en manos de un terapeuta de pareja. Respecto a los conflictos pasados me refiero a aquellos problemas que se enquistan por prolongar el tiempo y no saber realmente cómo actuar.  Cuando los profesionales de las relaciones sexo-afectivas aportan una perspectiva desde el exterior, proporcionando un análisis de la situación y herramientas para resolver y crecer, la relación toma otra dirección. En consulta nos topamos con una multitud de casos en los que los problemas están encallados desde hace años o que acuden a terapia como último recurso. No obstante, la terapia de pareja tiene más probabilidad de ayudar y acompañar a la pareja cuando se tiene en cuenta como un recurso más y no como el último. Es decir, cuando el problema está "fresco" o es reciente. Además, la terapia puede ser asumida como una alternativa para trabajar conjuntamente la relación como crecimiento y empoderamiento en pareja. La terapia de pareja no solo actúa como método de resolución conflictos si no que sirve para fortalecer y afianzar el vínculo sexo-afectivo. Anteriormente mencionaba que la relación de pareja, una vez empezada la consulta, puede tomar otra dirección, dentro de la cual puede haber dos posibilidades; avanzar o terminar¿Os habéis planteado la terapia de pareja como método de separación?. Aunque pueda sonar descabellado, en muchas ocasiones, la separación es la mejor solución. Ronda la creencia entorno a las terapias de pareja de que la mejor solución “siempre” es continuar juntos. En muchos casos la mejor solución es aprender a dejar la relación de la manera mas sana y positiva para ambos miembros de la pareja. Los aspectos básicos que trabajamos en CEPFAMI son problemas de comunicación, convivencia, modelo de pareja, transición de pareja a padres, infidelidades, celos… Partiendo del punto de que cada persona, cada miembro de la pareja, deba responsabilizarse de la parte que le toca. Es un compromiso de paciente a terapeuta y entre los miembros de la pareja. Claudia Kösler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Leer más

Terapia familiar para ayudar a superar una depresión

Leer más

¿El lenguaje corporal define quiénes somos?

Leer más