Coaching vs Psicoterapia Algunas claves

¿Cuál es la verdadera diferencia entre los dos? ¿Un coach puede hacer de psicólogo, y al revés?

Es probable que muchas personas acudan a un coach como forma rápida de solucionar sus problemas, además de considerar esto como alternativa a una psicoterapia. No obstante, lo cierto es que se trata de un proceso mucho más complejo y que trabaja aspectos diferentes a la psicoterapia.  Entonces, ¿cuál es la verdadera diferencia entre los dos? ¿Un coach puede hacer de psicólogo, y al revés? Es claro que debe quedar en manos de los profesionales clarificar las fronteras entre ambos ejercicios, al tiempo que se pone en práctica todo lo aprendido para ayudar a la persona a que mejore su calidad de vida. Sin embargo, sí que es posible repasar los conceptos de cada proceso con el fin de entender mejor su aplicación. ¿Qué es el coaching? ¿Qué es la psicoterapia? Un proceso de coaching es la relación de ayuda y acompañamiento entre un coach (profesional) y un coachee (cliente), en la cual el primero ayuda a facilitar y potenciar el desempeño del segundo para que este logre sus metas y sus objetivos. Antes de iniciar un proceso de coaching, se hace una entrevista para conocer y conectar con el cliente. Normalmente en esta primera fase, el coach explica los marcos generales del proceso y solicita al coachee una definición acerca de los objetivos y expectativas para dar inicio a este proceso. El objetivo básico es generar un marco de confianza mutua.  Por otro lado, la psicoterapia se basa en un proceso terapéutico que, mediante técnicas especializadas, pretende mejorar la calidad de vida del paciente. Es un proceso que focaliza toda su atención en acoger el sufrimiento de la persona, así como hacer una evaluación y una exploración sobre su historial vital. La duración y la frecuencia es variable y se fija en función de cada caso y de su gravedad. En el caso del coaching el proceso se desarrolla a lo largo de un periodo de tiempo previamente determinado. Una de las diferencias fundamentales entre coaching y psicoterapia es que el coaching no se hace terapia, se dedica siempre a acompañar. No se trabajan aspectos profundos de la vida de la persona sino objetivos reales, mensurables y sostenibles en el tiempo. ¿A quien va destinado un proceso de coaching? El coaching se centra en aquellos que quieran trabajar para conseguir sus objetivos, siendo personas comprometidas y que están dispuestas a implicarse a fondo. Pueden ser hombres y mujeres que no hayan podido definir sus objetivos ni lo que realmente quieren y que tienen la sensación de no haber tenido éxito en lo que se proponen. El coaching puede ser una opción para quien está pensando dejar su trabajo para iniciar un proyecto profesional y necesita sentirse acompañado durante este cambio. En los dos casos, podemos encontrar similitudes ya que cualquier persona que necesite ayuda puede acudir a los dos profesionales. Sin embargo, los psicólogos, como profesionales del ámbito de la salud, trabajan con objetivos emocionales y profundos, relacionados con cualquier demanda que implique un sufrimiento psíquico y emocional. ¿Qué hace el coach? ¿Qué hace el psicólogo? El coach basa su intervención esencialmente en una conversación que tiene como objetivo principal ayudar a la persona a mejorar su rendimiento y su bienestar, y  que además pueden conseguir sus objetivos personales y/o profesionales. El trabajo es cooperativo en todo momento, ya que juntos analizan la realidad de los objetivos deseados, elaboran un plan de acción y la forma en la que podrán llegar al estado deseado. El psicólogo, por otro lado, se encarga de atender y asistir las demandas y las necesidades del paciente. Existe una gran variedad de orientaciones y formas de abordar esto, pero el objetivo principal es establecer una buena relación terapéutica y proporcionar así un espacio intimo y confidencial donde puedan aflorar diferentes situaciones desconocidas para el paciente. Para concluir, la práctica del coach trabaja la conciencia para llegar a conseguir beneficios personales mediante la clarificación de objetivos reales y la negociación de un plan de trabajo. En la psicología, el trabajo se extiende a una dimensión más personal y profunda de la persona, ya que se trabajan aspectos principalmente emocionales que interfieren en la vida del paciente. La vida del coaching es limitada y con pautas establecidas, en la psicoterapia varía en función de la particularidad de cada caso y de la necesidad de aportar bienestar al paciente. Ágata Sans

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las personas Cambian, Claro que Sí

Leer más

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

Leer más

Terapia familiar para ayudar a superar una depresión

Leer más